Internaciones Cortas: “Tratamiento Ambulatorio, una Propuesta Terapéutica”

La temática de asistencia de adicciones ha ido evolucionando. Las primeras comunidades terapéuticas en nuestro país realizaban tratamientos de internación largos de dos a tres años de duración, luego fueron reformándose, acortándose en el tiempo. Más tarde se implementaron  dispositivos de menores espacios convivenciales, dando lugar a nuevas modalidades de tratamiento,  ambulatoria y Hospital de Día, como otras variables de intervención.

 

En Programa Sur creemos que los tratamientos para adicciones deben evolucionar de manera permanente, adaptándose a las nuevas realidades que proponen la dinámica de una problemática que  lamentablemente crece en cantidad y  variedad de oferta  de sustancias y objetos de consumo, y se diversifica atravesando clases sociales y sistemas vinculares.
Por lo tanto, el desafío se centra en generar un tratamiento de mayor efectividad.  En esta línea y citando a S. Freud: “Un sujeto sano es aquel capaz de amar y trabajar”,  creemos que los procesos de rehabilitación deben producirse en conexión  con el afuera (trabajo, familia, pareja), en la medida de lo posible, descartando así las internaciones prolongadas. En todos los casos nuestro equipo de profesionales evaluará el compromiso del sujeto con el consumo, optando por una internación corta cuando se dificulte lograr la abstinencia.

Acortar las internaciones también producirá una optimización de los recursos de las obras sociales, ya que los costos de esta duplican o más a las de un ambulatorio, también es mucho más corto el periodo que sujeto tarde en reintegrarse al trabajo. Optimizar los recursos ayuda la estabilidad de las relaciones derivador-institución, por lo tanto garantiza la solides de los tratamientos. Por lo tanto desde lo terapéutico y desde la administración de recursos la internación corta es de indiscutible beneficio para los actores que participan de un tratamiento de rehabilitación.

Entonces Nuestra Propuesta Terapéutica consiste en dos etapas de tratamiento, una primera fase de internación acotada, de considerarse necesario por el equipo tratante, y otra más prolongada de tratamiento ambulatorio, pudiendo utilizar además un dispositivo de Hospital de Día, según se crea conveniente.

En Programa Sur creemos  fuertemente en el carácter dinámico de los procesos que se suceden en un tratamiento, por lo tanto proponemos romper con la idea estática asociada al estereotipo del adicto, profundizando en la singularidad de cada sujeto e incentivando la construcción de una idea de recuperación  por parte de cada sujeto de la cual pueda apropiarse. Hablar de adicto/adicción como estereotipo borra al Sujeto impidiendo que surjan las particularidades que debemos rescatar para comenzar un trabajo terapéutico. Por esto no descartamos la utilización de ningún sistema ni tampoco proponemos uno como talismán incuestionable.
Diciendo finalmente que la recuperación es una construcción totalmente personal.